Imprimir

Receta de natto japonés casero

Aprende a hacer el auténtico natto japonés o soja fermentada con la receta tradicional en tu propia casa.

Plato Acompañamiento
Cocina Japonesa
Keyword comida, gastronomia, japon
Tiempo de preparación 12 horas
Tiempo de cocción 15 minutos
Tiempo total 1 día 12 horas 15 minutos
Calorías 210 kcal
Autor Pili Rodriguez

Ingredientes

  • 500 gramos habas de soja
  • 1 gramo esporas de Bacillus subtillis natto (en su defecto, 50 gramos de natto ya preparado)
  • agua

Elaboración paso a paso

  1. Comienza hirviendo todos los instrumentos que vayas a utilizar en la elaboración de la receta para evitar contaminaciones cruzadas con otros microorganismos. Este paso es muy importante.

  2. Pon las habas de soja a remojo durante el menos 12 horas. Para que queden mas blandas, es mejor dejarlas hasta 20-24 horas.

  3. Cuece las habas durante 15 minutos en una olla express, contando el tiempo desde que comienza a hervir. Si no tienes olla express, cuece a fuego medio durante 6 horas de la manera tradicional.

  4. Una vez cocidas, retira las habas del fuego, escurre, y deja enfriar hasta que adquieran una temperatura exacta de 52ºC. Ayúdate de un termómetro para ello.

  5. Justo a esta temperatura es cuando hay que añadir las esporas de la bacteria. Si no dispones de polvo de Bacillus natto, puedes añadir unos 50 gramos de natto ya preparado.

  6. Remueve todo para que se integre bien la bacteria con las habas de soja cocinadas.

  7. Deja fermentar a una temperatura constante de 40ºC durante 24 horas. Puedes ponerlo en el horno, o utilizar un fermentador o yogurtera para conseguir la fermentación perfecta.

  8. Tras la fermetación, el natto ya se puede consumir. Sin embargo, es preferible dejarlo macerar en frio en la nevera durante 1-3 días, e ir consumiéndolo poco a poco.

Notas de la Receta

Si has comprado natto preparado, o si ya habías hecho la receta anteriormente, no necesitas comprar el starter de la bacteria para hacer tu próxima preparación. Guarda una pequeña cantidad del natto y mézclala con las habas de soja cocidas.

A partir de tu natto ya hecho podrás hacer mucha más cantidad, de la misma forma que se hace el pan usando masa madre, o se fermenta el queso o el yogur con el cuajo.